lunes, 28 de noviembre de 2011

Scabiosa columbaria

La fotografía macro de flores es de las más agradecidas. Sólo hace falta que el objetivo sea adecuado, llevar unas rodilleras, sobre todo a ciertas edades, un trípode que tampoco hace falta que sea nada del otro mundo y mucha paciencia. Para fotografiar bichos, uno tiene que esperar que se quede donde está, para no tener que perseguirlo, y siempre pensando que en último momento saldrá volando, fuera de tu alcance. Si son pájaros, la cosa se puede complicar mucho más: un sitio donde esconderte, lo mejor un hide, y mucha suerte. El fondo, no siempre se elige, pero cuando se puede, la foto queda mucho mejor