domingo, 11 de marzo de 2012

Sesión de macro

Narcissus tazetta: NIKON D90; v 1/2500; f 5,6; Comp.exp. 0; ISO 200; 105mm (157mm eq), trípode
Gamón común: NIKON D90; v 1/800; f 6,3; Comp.exp. 0; ISO 320; 105mm (157mm eq); trípode
Desconocido
NIKON D90; v 1/800; f 6,3; Comp.exp. 0; ISO 320; 105mm (157mm eq); trípode
Blanca de venas verdes: NIKON D90; v 1/200; f 8; Comp.exp. 0,33; ISO 200; 105mm (157mm eq); fahs y trípode

Salida a la Marjal, al norte de Valencia ciudad, el sábado 10.03.12. Un día estupendo aunque con algo de viento: y eso para el macro es un problema. A pesar de ello, algunas de la fotos merecen la pena. El equipo en este caso está formado por una Nikon D90, el objetivo un Nikkor 105 VR, y el trípode, imprescindible cuando se va de macro. Madrugón: a las 7.15 salimos , y vemos salir el sol a nuestra derecha: en total 5 locos, a los que no les importa estar a esas horas por la Marjal, con tal de pillar alguna mariposa, flor, oruga ... Para los odonatos todavía es pronto. Pero todo llegará

Del Narciso, no quiero dejar de contar esta historia:
Versión helénica de una historia moral sobre Narciso:

El joven Ameinias ama a Narciso pero es rechazado cruelmente por él. Como una forma de burlarse de Ameinias, Narciso le entrega una espada, que Ameinias utiliza para suicidarse ante las puertas de la casa de Narciso, mientras reza a la diosa Némesis pidiéndole que Narciso un día conozca el dolor del amor no correspondido. Esta maldición se cumple cuando Narciso se enamora de su propia imagen reflejada en un estanque e intenta seducir al hermoso joven, sin darse cuenta de que se trata de él mismo hasta que intenta besarlo. Entristecido de dolor, Narciso se suicida con su espada y su cuerpo se convierte en una flor, la cual se le llamó Narciso.

El que se ama demasiado a sí mismo está incapacitado para amar a los demás