sábado, 3 de diciembre de 2011

Volviendo a las flores

Lobularia maritima
Centaurium erythraea

Estas dos fotos están hechas en las cercanías de la Albufera de Valencia. Mi equipo para este caso, consta de una Nikon D90 (es la única que tengo) y un objetivo Nikon 105mm f/2.8 VR. Empecé con un objetivo Tamron SP AF60mm F/2.0 Di II LD [IF] Macro 1:1, bastante más barato que el Nikon, y tengo que decir que tanto uno como otro me han dado muchas satisfaccines. La ventaja del Nikon, es que no te tienes que acercar tanto al bicho (o flor), como con el Tamron, y su enfoque automático es muy bueno. La desventaja es el precio, y que por otro lado, la nitidez del Tamron es sobresaliente. El trípode es imprescindible: cualquier movimiento cuando no toca, te puede desenfocar la foto. A veces uso un mando a distancia para disparar, lo que evita tocar la cámara en el disparo. Mi trípode es muy mejorable. El trípode tiene que permitir mover la cámara en cualquier sentido con comodidad, y pesar lo menos posible. La primera característica, mi trípode no la cumple. Cuando mi presupuesto lo permita, intentaré subsanar este problema. Pero en tiempos de crisis ...